jueves, 12 de enero de 2012

¿POR QUÉ TENEMOS HIJOS?


¿Por qué tenemos hijos? Alguien puede inclinarse por decir, así, de manera un tanto facilona, que es un instinto que ha quedado grabado en el fondo de nuestro cerebro más primitivo para perpetuar la especie, aunque yo a la especie la veo bastante perpetuada, la verdad. Se me ocurre hacerme esta pregunta ahora que parezco condenada a vagar por oscuras y frías noches interminables en las que el descanso no existe, ahora que la literatura ha vuelto a reducirse a media docena de títulos sobre crianza y educación, ahora que el cine ha desaparecido y la tele se ha convertido en un vistazo rápido a los titulares de un informativo y un capítulo de vez en cuando de alguna serie, máximo veinticinco minutos, por favor... Ahora que la vida social no existe más allá de las visitas en casa, que el universo está lleno de pañales y ropa diminuta, que, aunque sea una frivolidad, no puedo ir a las rebajas porque no sé cuándo voy a recuperar mi cintura, que el tiempo libre es una carrera para encajar en una hora y media lo que en otras circunstancias me llevaría tres horas... Si sabiendo todo esto, tenemos hijos, ¿por qué los tenemos? ¿Qué es más fuerte que todas estas y muchas otras penalidades que hace que la balanza se incline y nos multipliquemos sin parar? No lo sé. Pero cada día cuando se va de casa Marc (2 años) me busca por todas partes gritando ¡un bezito, mamaaaaa! y Eric (hoy, tres semanas), se hace una bolita en mi regazo cada vez que come hasta quedarse dormido, y eso es impagable.

4 comentarios:

Francis Black dijo...

Tres semanas !!!! felicidades.

Aineta dijo...

Dicho simplemente: porque es muy chulo

Sergio Sánchez dijo...

Felicidades, suscribo completamente el texto con sus preguntas y sensaciones (incluido lo de recuperar mi cintura, aunque me parece que de eso no puedo culpar al pequeño), y cambio lo de tres semanas por tres meses.

Susana dijo...

Francis, gracias.

Aina, es muy chulo, si, y las penalidades se olvidan, si no, no me lo explico,

Sergio, felicidades a ti también! Tres meses es mucho, dentro de nada dejará de ser un bebé, hay que aprovechar todos los ratitos que nos brindan.