domingo, 19 de febrero de 2012

Goya


Para los cientos de miles de ávidos lectores de este blog, que andan huérfanos de sesudas reflexiones acerca de variopintos temas (en la recámara andan el retorno del fantasma en El baile, la aniquilación del hijo en Nicholas Ray y la influencia de Cervantes en Gogol, si bien este me lo voy a ahorrar porque poco más hay que decir, que Almas muertas no sería lo mismo sin El Quijote): Mercedes y yo andamos enfangados en la producción de la gala de los Goya, de la que alguna vez se dijo en serio que era la fiesta del cine español, y ahora es un chiste recurrente.

(Almodóvar va a estar en primera fila)

5 comentarios:

Francis Black dijo...

Fiesta de disfraces, muy propio.

Susana dijo...

Vi la ceremonia completa, una vez más... y menudo tostón una vez más ... Lo mejor, lo que no se vió, el trabajo de producción de TVE. Y menos mal que algunos se acordaron de que sin TVE una gran parte del cine español no existiría. ¿Qué pasará con ellos y con nosotros en el futuro?

Francis Black dijo...

me gusta tu gorra

abbascontadas dijo...

Lo mejor es que ya se ha acabado.
En el futuro nos dedicaremos a hablar del futuro, con breves incursiones en el pasado.

Susana dijo...

Gracias, la gorra es de un mercadillo de Londres de la última escapada sin niño, un recuerdo del pasado que espero poder repetir en el futuro. :)