miércoles, 7 de enero de 2015

El delirante encanto de los premios literarios



   Estoy leyendo Una singularidad desnuda, de Sergio de la Pava, por la sencilla razón de que está publicada por Pálido fuego (y porque estaba en la biblioteca de mi barrio, claro), editorial que no hay que ser un lince para adivinar que debe su nombre al libro de Nabokov, y que está especializada en la publicación de narrativa norteamericana contemporánea, especialmente de las obras escritas por primeros espadas antes de que estos ficharan por Random House o Anagrama.

En la portada de esta novela se anuncia que obtuvo el "Premio PEN 2013 en USA a la mejor primera novela", de lo que deduzco que se trata de un premio con cierto prestigio, aunque dudo que nadie sepa quien lo ganó en el 2012 o el 2008. La contraportada se reserva para informarnos de que Una singularidad desnuda se llevó, en el 2012, nada más y nada menos que Believer Book Award, y que fue finalista del Folio Prize 2014 UK, junto a un listado de elogios razonados en el que se lleva la palma el de The Times: "Fascinante", así, a palo seco, demostrando de paso que los críticos literarios de otras latitudes no tienen nada que envidiar a los de estos lares. 

3 comentarios:

Francis Black dijo...

Yo el de Ordóñez sobre Perico Vidal, lo empece ayer y casi lo acabo en una tarde. Hoy, si la crisis del Barça no me distrae, lo termino por la noche.

abbascontadas dijo...

Hace décadas leí una novela estupenda de Ordóñez pero no he vuelto a repetir. Este de Perico Vidal tiene realmente buena pinta.

Francis Black dijo...

Si, lo terminé anoche, es bueno y habla bastante de cine.