miércoles, 28 de marzo de 2012

I wish I knew


Parece ser que se estrena por fin esta estupenda película de Jia Zhang Ke, con la que retomo el hilo del comentario de 55 Días en Pekín en el que hablaba del esfuerzo del cine chino por reapropiarse de su historia, hasta ahora, en la mayoría de los casos, un simple contraplano en el género occidental de aventuras exóticas. Aquí ese esfuerzo es explícito y se convierte en el eje narrativo del documental, en el que a las declaraciones de los protagonistas (más o menos anónimos) de la compleja historia de Shangai desde los años treinta hasta la actualidad se le suma alguno de los hitos fílmicos con el que la cinematografía china ha  narrado su devenir (un documental propagandístico de Wang Bing sobre la entrada de las tropas comunistas en la ciudad portuaria, una ficción de los 60 de Xie Jin, Flowers of Shangai y Days of being wild como películas recientes, y un reportaje de Antonioni que probablemente quiso ser laudatorio y que desencadenó intestinas luchas en el seno de la Revolución Cultural, ya entonces en sus postrimerías); todo acompañado de las imágenes majestuosas de los documentales de su director, que parece contar con todos los medios del mundo para captar una ciudad en permanente transformación en el que día a día desaparecen los restos de su pasado más reciente mientras la mayoría de sus habitantes (por lo menos los de cierta edad) se entregan a los rituales de siempre para sobrellevar su existencia.

2 comentarios:

Georgi Hristov dijo...

ShanGAY es una revista para homosexuales.
SHANGHAY es una megalópolis china.
No me pareció tan estupenda la película de Jia Zhang Ke, la ciudad (que no la revista) daban para mucho mas.

abbascontadas dijo...

A mí me gustó la evidente renuncia del director a dejarse arrastrar por lo más obvio, el caos y el crecimiento desproporcionado de la ciudad, y centrarse en la recuperación de los testimonios a punto de desaparecer de los que vivieron "los años duros". En cualquier caso, el film deja claro que la modernización de la ciudad se va a llevar por delante todos los vestigios del pasado.