miércoles, 23 de septiembre de 2009

Pulsiones en Donostia


El señor que posa con cara de circunstancias al lado de mi sonriente persona es nada más y nada menos que Bruno Dumont, del que Yolanda dice que es muy atractivo y que tiene unos ojos preciosos, y yo que ha traído la mejor película del festival. Alberto le hizo la entrevista y me dejó hacerle un par de preguntas, que giraban en torno a los temas de los que hablaba en la entrada del blog.
Pero la película tiene mucho más, un prodigioso tratado sobre la luz (ese sol que se apaga cuando la protagonista toma su decisión "demoníaca"), una reflexión sobre la encruncijada "imposible" de la experiencia religiosa, que se agosta dentro del marco de la institución y que puede devenir delirante si se deja desatada a la pura subjetividad.





Es tradición del equipo de producción en el Festival de San Sebastián el verse una película juntos; la elegida este año ha sido Get low. Una tradición secundaria dice que nos quedamos fritos viéndola, pero a mis compañeras les gustó y el único que aprovecho la oportunidad para la siesta fui yo. Lo que veía cuando abría los ojos no me animaba a despertarme, pero como mis compañeras son relativamente novatas en los festivales de cine no saben que el sueño de un cinéfilo en una sala es sagrado, y que si uno se duerme es para no ver el rollo que están pasando. Aquí nos desayunamos con las delirantes críticas de Boyero para alegrarnos el día, pero tengo que reconocer que la de este ladrillo es perfectamente compartible.
Unas horas antes me había llevado a Mercedes a ver Trouble every day, un film de Claire Denis que pensaba que podría interesarle, con ese lado "sensorial" que tienen los filmes de la directora francesa y ese punto gore que tiene este en particular. Pues no, Mercedes salió calificando la peli de truño absoluto. A mí me gustó, el cine francés parece que se ha instalado definitivamente en el terreno de la pulsión inarticulable; como decía Mercedes aquí la banda sonora son gruñidos, algo previo a la palabra articulada, de la misma manera que los encuentros sexuales acaban en el canibalismo.




Aquí un par de redactores de informativos. Esta mañana me he encontrado a Ainhoa en el hall del Victoria Eugenia, donde proyectaban Blessed, ella porque la estaban llamando y yo porque la peli era insoportable, el típico cruce entre el universo arrasado de los adolescentes de Larry Clark y la incompetencia visual de muchos directores que vienen del campo de la publicidad.




Esta hermosísima mujer que me mira embelesada es Mónica, legendaria jefa de prensa de Alta que hoy se dedica al lucrativo negocio de promocionar desde el festival de Las Palmas a Brillante Mendoza, Apichatpong Weerasethakul o Jia Zhang Ké, directores todos ellos que rompen las taquillas de nuestro país. Hoy nos hemos acercado a saludarla al salón donde presentaban el festival y Mercedes, gran fan de Svenmaker, ha decidido que el año que viene tenemos que ir a cubrirlo sí o sí.

4 comentarios:

Los Piris dijo...

Trouble every day o la náusea como tema

Si ver a Vincent Gallo con esa cara de psicópata que pone y ese bigote de la guerra de Secesión paseando por las calles de París como alma en pena le gusta a alguien, que dé un paso al frente y lo diga (y que no sea Enrique, a quien gustó esta paranoia de gemidos y gruñidos a lo En busca del fuego pero así como gore). Lo único que se salva es la banda sonora original, de los Tindersticks.

SSSire dijo...

Doy un paso a frente, y lo confieso, me chifla la Denis y me chiflan sus pelis, aunque Trouble everyday no es su mejor peli, sigue siendo una genialidad, Vincent Gallo incluido, cuanto morbo tiene. Claire Denis es la señora directora mas intresante junto a Kelly Reichardt ahora mismo.

Y estoy con Yolanda, Dumont es un señor muy aaaatractivo,quien diria viendo esa imagen que parece que nunca haya roto un plato, que hace esas pelis tan ásperassss y brutales. Me muero por ver su ultima.

Por cierto, estupenda entradas sobre Sanse...

saludos

Los Piris dijo...

SSSire, afortunadamente hay gustos para todo. Si no, imagínate qué solito se sentiría Enrique en una oscura sala de proyección, él y la pantalla y Claire Denis...
Ya en serio, un día tenemos que redactar una lista de directores preferidos, seguro que tenemos alguna coincidencia!

abbascontadas dijo...

Gracias por los elogios, Sire; en general lo que me preguntan es por qué no pongo más fotos y escribo esas parrafadas tan largas sobre rollos de pulsiones y pelis que nadie ha visto.

Aunque la verdad es que las crónicas de Sanse han sido como un homenaje a Susana, nuestra bloguera que, como la mitad de las protas de las pelis de Sanse, acaba de tener un hijo precioso y se ha tenido que quedar en casa.