lunes, 21 de noviembre de 2011

Deseo de ser deportista



Leo el mismo día:

"¿Cabe imaginar un periodista deportivo que presuma de desconocer quién es Navarro, un crítico político que ignore la existencia de Tony Blair, o un crítico literario que despedace la nueva novela de Jonathan Franzen tras leer solo las cinco “estúpidas” primeras páginas? Sospecho que, para los periodistas y críticos correspondientes, un debate parlamentario o un mal partido de fútbol pueden ser tan o más aburridos que “Shirin”. ¿Y si no nos contaran las resoluciones del Congreso o el resultado de un encuentro porque “la vida es muy corta para desperdiciarla con tonterías” (Boyero)? ¿Da risa, verdad?"

La crítica espectacular, Isaki Lacuesta (me dejaron el artículo fotocopiado encima de la mesa)



"El otro día, en la cena, hubo un gran lío. Dije que en la sección de deportes del periódico no admitirían a gente con la caradura y la ignorancia de muchos de los que escriben en la de cultura. Nadie podría escribir sobre un partido de fútbol sin haberlo visto. Le descubrirían en seguida. Los deportes en el periódico están sujetos a un control mucho más amplio y democrático que los libros, que nadie ha leído ni leerá,"

Diarios, Iñaki Uriarte, Pepitas de calabaza, 2010 (recomendación de Francis Black)

3 comentarios:

Mercedes Cobo dijo...

Interesantísimo artículo de Lacuesta. Creo que tiene más razón que un santo y estoy totalmente convencida de que cualquier ciudadano de a pie, con un mínimo gusto por el cine, sería capaz de ocupar el puesto que Boyero ultraja continuamente con sus salidas de tono periódicas. El mismo Abbas, por ejemplo :)

Francis Black dijo...

Que tal los Diarios?

abbascontadas dijo...

Los Diarios muy bien, me los voy a reservar para este finde, que tengo un bolo en Huelva y son varias horas de tren, un medio estupendo para leer.