domingo, 6 de noviembre de 2011

En defensa de causas perdidas



Nuestro propósito es invertir la perspectiva: como diría Badiou con su inimitable estilo platónico, las verdaderas ideas son eternas, indestructibles, vuelven siempre que se anuncia su muerte. Basta con que Badiou las vuelva a afirmar con claridad, para que el pensamiento antitotalitario se muestre en toda su miseria, como lo que realmente es: un ejercicio sofista sin valor, una pseudoteorización de los más bajos miedos e instintos de supervivencia y oportunismo, un modo de pensar que no sólo es reaccionario, sino también profundamente reactivo, en el sentido que Nietszche da a este término.





Los libros de esta estrella de masas del pensamiento radical de izquierdas y fundamentalista hegelacaniano son un caos, se nota que los escribe sobre la marcha y se cuelan las películas que ve o lo que esté leyendo en ese momento, nunca habla de lo que anuncia, pero están llenos de ideas y energía. Como es sabido, Zizek se presentó a las elecciones presidenciales eslovenas, y estuvo cerca de ganar, según cuenta la leyenda. Cuando anunció que no le interesaba para nada el ministerio inane de cultura, sino el de interior, sus más cercanos amigos le dijeron (parece ser que en serio) que si le nombraban salían por patas del país.


Está casado (por enésima vez) con una modelo argentina que también lee a Lacan (bueno, sí, tratándose de una argentina es una información redundante, pero es como si en España Belén Esteban leyera a Heidegger), las fotos de la boda salieron en la prensa del corazón.


5 comentarios:

Francis Black dijo...

La persona que se casa más de una vez o es inocente o es el que tiene menos pasta de los dos.Las modelos ganan pasta.

Jesús Cortés dijo...

Probablemente el mayor timador intelectual sobre la tierra o timador a secas, junto a un par de banqueros y grupos de pop.

abbascontadas dijo...

Francis, yo creo que a estas alturas Zizek debe de ser multimillonario, si no la modelo se habría casado con algún jugador de fútbol.

Jesús, yo no diría que Z es el mayor timador intelectual sobre la tierra, a mí esa mezcla de clown y hermeneuta hegeliano me recuerda a Godard, por ejemplo.

Jesús Cortés dijo...

Esa conexión halagaría a uno y espantaría al otro ¿imaginas quién es quién?

abbascontadas dijo...

No sé, mira a Badiou, amigo de zizek y presencia constante en sus libros, y Godard se lo lleva de crucero!